Novedades

  • Lámpara de techo, Hood
    Lámpara de techo, Hood

    Lámpara elegante y atemporal de forma cónica, fabricada en hierro con un...

    118,00 €
  • Estante fotos, blanco L
    Estante fotos, blanco L

    Estantería alargada y estrecha en color blanco de madera. Un complemento...

    24,00 €
  • Lámpara Balance i
    Lámpara Balance i

    Lámpara de techo de metal en acabado latón mate, con cordón negro que...

    54,00 €
  • Lámpara Balance L
    Lámpara Balance L

    Lámpara de techo de metal en acabado latón mate, con cordón negro que...

    54,00 €
  • Lámpara Balance
    Lámpara Balance

    Lámpara de techo de metal en acabado latón mate, con cordón negro que se...

    57,00 €
  • Mesa revistero Manga
    Mesa revistero Manga

    Mesa auxiliar revistero, hecha de madera de mango maciza con acabado...

    96,00 €
  • Silla mecedora Benjamin
    Silla mecedora Benjamin

    Silla mecedora de diseño clásico que nunca pasa de moda, hecha con...

    220,00 €

El hogar de unos artistas en el barrio de Malasaña

Tanto si sois de Madrid como si habéis visitado la capital en alguna ocasión, seguro que el barrio de Malasaña os ha conquistado. En el corazón de la ciudad se encuentra este barrio lleno de encanto, con esencia y un lugar ideal de residencia para gente alternativa y creativa como los son sus dueños.

Entrar en el apartamento de Mari Quiñonero y Ale Megale es sentir Malasaña por las venas, se trata de un hogar con esencia, con identidad, en donde las creaciones de estos dos artistas se funden en la decoración de la casa, artista ella y fotógrafo él, han conseguido que sus aficiones se conviertan en sus respectivas profesiones y, reflejo de ello, es el uso que han dado de los espacios de este apartamento, ya que cada rincón habla de lo que hacen, de lo que son y de lo que les inspira.

Un piso totalmente cautivador, luminoso, con suelos hidráulicos que son una auténtica joya, chimenea y molduras en el techo. Un piso alto que les permite disfrutar de las vistas a los castizos tejados de Madrid.

No hay más que reparar en cada detalle y cada mueble, han hecho de este piso su hogar, su inspiración y su estilo de vida. 

La vivienda no es demasiado grande así que han tenido que sacar partido de cada rincón y de cada mueble, así, la mesa del salón se convierte en centro neurálgico, siendo útil para trabajar, para comer, para hacer los famosos collages que caracterizan la obra de Mari Quiñones…

Mix de estilos gracias a los recuerdos que los propietarios conservan; tanto herencias familiares, como una toalla de finales del siglo XIX del ajuar de la bisabuela de Mari, que esconde una cajonera en donde guarda herramientas de corte y utensilios que utiliza para crear sus piezas, a carteles de exposiciones y conciertos, recuerdos de sus viajes…

Muebles de líneas más minimalistas como la mesa y las sillas réplica Eames que encajan a la perfección con las vitrinas y cajoneras de aire vintage, piezas que crean calidez y sensación de hogar en este céntrico piso digno de los artistas que lo habitan.

Vía.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario: